ACRILICO templado VIDRIO DECORADO2 VIDRIO LISO2
¿Tienes dudas a la hora de elegir la mampara para el decoración del baño? 

Lo mejor para acertar en la elección es conocer las características que hay que tener presente a la hora de adquirirlas. Esto nos asegurará el éxito en la elección.

Eso es precisamente lo que vamos a ver en el siguiente artículo, las características básicas de las mamparas del cuarto de baño.

Y uno de los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta es la elección del acristalamiento de la mampara.

Lo primero que debemos tener muy presente es el tipo de material que elegimos para la mampara, pudiendo elegir entre vidrio templado o acrílico. Este último es más económico, pero al ser un tipo de plástico translúcido, en su superficie se marcan mucho las gotas y las rayas, siendo complicadas de limpiar. Eso sí, los restos de jabón y agua se disimulan muy bien.

Las que hemos llamado cristal de seguridad están realizadas en un tipo de cristal que, en caso de rotura, no se rompe en muchos trozos, sino que se cuartea. Esta medida de seguridad debes tenerla muy en cuenta. Eso sí, son menos económicas que las acristaladas con material acrílico y las marcas de agua y de jabón se notan más. Son más fáciles de limpiar, pero hay que limpiarlas mucho más a menudo, Hoy día existen tratamientos opcionales para el vidrio de las mamparas que hace aún más fácil y cómoda su limpieza y prolonga el tiempo entre limpieza y limpieza.

Igualmente los acabados de las mamparas acristaladas con vidrio pueden ser incoloros o coloreados, transparentes o mates, lisos o decorados, las posibilidades de combinaciones de acabado son múltiples, mientras que en las mamparas acrílicas las posibilidades de acabados son mucho más escasas.

Esta elección es un aspecto bastante personal, aunque es bueno aclarar que si el baño es pequeño los cristales trasparentes ayudarán a que la estancia gane amplitud, ya que eliminaremos cualquier tipo de barrera visual.

Si a nivel práctico los transparentes son cómodos, a nivel visual son los satinados o serigrafiados los que ganan, ya que se ven mucho más bonitos. Además de que nos ayudarán a ganar intimidad en la ducha.

El grosor del cristal es un aspecto importantísimo a tener cuenta.

Existen varios grosores entre los que puedes optar, pero sea cual sea el que elijas, hay un mínimo que debes respetar.

Para las mamparas de vidrio el espesor mínimo no debe ser inferior a 4mm. Para las de material acrílico el mínimo son 3mm.

En un próximo artículo hablaremos del diseño de nuestra mampara para optimizar el espacio del que disponemos en el cuarto de baño